Donde Esta El Punto U De La Mujer

Cuando se impulsan las 8 mil terminaciones nerviosas del clítoris, y por su parte éstas impulsan a otras 15 mil del área pélvica, es probable que culmine en un orgasmo. El diminuto pero poderoso órgano se distribuye en 18 micropartes, dentro y fuera del cuerpo. Punto G. En 1950, Ernst Gräfenberg desveló el punto erógeno más popular.

Si te gusta lo que hacemos en THE OBJECTIVE, puedes apoyarnos realizando una aportación. Tu contribución nos va a ayudar a seguir ejercitando el periodismo \’ethos\’ y permitirá que nuestros contenidos continúen en abierto, de ingreso libre para todo el mundo. No nos pasa como a ellos, que después de un orgasmo y una eyaculación, necesitan un tiempo de recuperación para quizás poder repetir. Comencemos por descubrir cosas que las mujeres llevamos de serie y que muchas veces las obviamos o no nos las proponemos. Se consigue con una larga sesión de besos o mediante la estimulación oral hacia su pareja.

El Punto A, El Punto G, El K, El U… O La Ruta Del Placer Femenino

El punto U recibe su nombre de la uretra y corresponde a la zona que circunda el orificio uretral entre el clítoris y el orificio vaginal. Como enseña la sexóloga de Satisfyer, puede ser una región muy sensible para la mujer, ya que se corresponde indirectamente con los sensibles nervios uretrales, así como con los bulbos del clítoris y el punto G mediante la esponja uretral. “Si bien es un punto sensible y placentero, es posible que no sea tan intensamente placentero como el punto G o el punto A. Sin embargo, es una zona fantástica para estimular durante los juegos preliminares a fin de que los fluidos fluyan”, explica. “Puede ser difícil llegar al orgasmo en el punto A por tu cuenta, pero no irrealizable”, dice White.

donde esta el punto u de la mujer

En el momento en que una mujer se masturba tiene un orgasmo tocándose el clítoris y de ninguna otra forma. Podemos añadir otro género de estimulación, vaginal por ejemplo, pero el orgasmo SÓLO ES POSIBLE MANIPULANDO EL CLÍTORIS . Entonces, si en la masturbación buscamos el clítoris, en pareja asimismo es NECESARIO, no es solo para nuestro divertimento particular. El punto C está en el cuello uterino e implica terminaciones nerviosas ubicadas allí y cerca del útero.

Ana M Ángel Esteban Psicóloga Clínica, Sexóloga Toledo 615224680

En su opinión hay escasas verdades universales en el sexo femenino alén de que la mayor fuente de exitación es el clítoris. De hecho, pasarse la vida recorriendo un mapa equivocado y intentando encontrar puntos que podrían no existir puede resultar contraproducente y frustrar a la mujer y a su pareja, si la tiene. “En el hinduismo, Kundalini es una forma de energía divina que está en la base de la columna vertebral”, explica.

Las mujeres también tenemos la posibilidad de eyacular, pero no como los hombres, al mismo tiempo del orgasmo. No, nosotras disponemos un orgasmo en que sí hay más fluído y lubricación vaginal pero la eyaculación femenina es otra cosa, que sólo es posible cuando se estimula el punto U de la vagina, ubicado al lado del punto G, con o sin tocamiento del clítoris. Consiste en la expulsión de cantidad considerable de líquido transparente , de medio litro a un litro aun, y que al secarse no deja mancha. Situado hacia el final del canal vaginal, el punto A se encuentra cerca de la entrada al útero.

Más allá de que una gran parte de los sexólogos afirman que hay el Punto G, hay tanto estudios y trabajos que respaldan su vida como otros que la niegan. En 2014, un estudio publicado en «Nature Review Urology» concluía que el Punto G es en realidad un grupo de órganos que si se estimula de forma adecuada puede provocar diferentes orgasmos a lo largo de la penetración. Frías está convencida de que las mujeres jamás se habrían dedicado a efectuar un mapa de su propio placer puesto que son más tendentes a preguntar para llegar a los sitios. Se puede y hay que disfrutar mucho antes de llegar a él”, sigue. El cerebro puede llegar a producir un orgasmo al reposar gracias a la relajación. Por tal razón, en el sueño, la cabeza puede examinar libremente de las fantasías sexuales sin sentirse juzgada y llevar a tal excitación que lleve al clímax (y, quizá, a despertarte).

Fisiológicamente, el punto K es el área ubicada justo alrededor de la base de la columna vertebral, donde el plexo sacro está dotado de muchas terminaciones inquietas que también se cruzan con los genitales. “Esto significa que tocar y alentar esta región puede contribuir a alcanzar muchas otras al tiempo”, dice la sexóloga. Para hallarlo, encuentre su uretra (justo bajo el clítoris) y toque la área en el instante superior a esta.

Los vídeos de personas susurrando, pasando una pluma por un micrófono, realizando ruidos con una pequeña caja o chasqueando los dedos están de tendencia en YouTube y producen un “masaje cerebral” que conlleva a estosorgasmos cerebrales. Sólo el 25% de las mujeres puede lograr el orgasmo por esta vía, ¿por qué? Cuando la distancia entre al clítoris y la uretra es mucho más corta entre sí, la estimulación indirecta del clítoris es posible, pero en el momento en que la anatomía no lo permite, resulta irrealizable. Lo llamó “el pasaje enigmático”, o el pingüino del sur, por haber continuado a lo largo de tanto tiempo irreconocible. Según Keesling se halla en la zona final de la vagina, llegando al cuello del útero. Sigue oculto debido a la presión del útero, de forma que en la mayor parte de las situaciones es inalcanzable en las relaciones íntimas.

“Mujeres objeto” para un fin puramente físico, de desahogo sexual . Como en el momento en que un hombre expulsa el semen y en el pene también se ven esas contracciones. Suena extraño pero es tan literal como llegar a un orgasmo sencillamente por estimulación de la piel.

“Hablamos de un área vaginal profunda que se encuentra en la parte superior del canal vaginal, en la hendidura donde el cuello uterino desciende y forma un espacio abovedado entre este y la vejiga. Esta zona también forma parte de lo que llamamos el “complejo del clítoris”, ya que está conectada al clítoris (¿probaste los succionadores de clítoris?) de forma indirecta por medio de las conexiones de la esponja uretral”, enseña. No tener un orgasmo, por el hecho de que no lo necesitamos, para una mujer no es ningún inconveniente. El problema sí aparece en el momento en que nosotras nos encontramos a punto o muy excitadas y vosotros no intentáis finalizar tocándonos. Ahí sí, se genera una frustración que si se repite en las próximas relaciones íntimas, hará que comencemos a tener menos ganas de sexo e incluso a evitarlo, por lo menos con vosotros.

El punto U está presente justo bajo el clítoris y en el radical exterior del uréter dentro del vestíbulo vaginal; el área en forma de triángulo que está en el interior de los labios menores. Pero sin duda es mucho más completa la cartografía erótica femenina. Alén del consabido G y del novedoso U, asimismo existe el Punto A, que estaría situado en la pared vaginal a medio sendero entre el Punto G y el cuello de la vagina y cuya estimulación podría generar, entre otras maravillas, clímax múltiples. Resulta que también existe un Punto U, situado entre el clítoris y la entrada de la vagina, es decir, donde están las glándulas uretrales, asimismo conocidas como Glándulas de Skene. La estimulación de este nuevo hallazgo del mapa erógeno de la mujer, según algunos ‘entendidos’, se debería hacer o con los dedos o bien con la lengua, y si bien no va a ser bastante para provocar el orgasmo , sí dará gran placer a la mujer. El cuerpo femenino parece un genuino mapa del tesoro por el que los amantes, o simplemente las manos de la mujer, tienen que navegar siguiendo una ruta marcada únicamente por el exitación y algunos puntos eróticos que se transforman en parada obligatoria.

Charlemos De Sexo

No existen orgasmos vaginales, tampoco producidos por la penetración. En la vagina no existen esas terminaciones inquietas necesarias para generarlo. Sí está el punto G y el punto U que aportan un extra de exitación, también intensísimo, pero no un orgasmo. Todas las mujeres somos multiorgásmicas, o al menos tenemos esa capacidad. Sólo hay que proseguir tocando el clítoris de nuevo hasta hallar otro u otros orgasmos mucho más. Los clímax tienen funciones también de analgésicos, relajantes musculares y potenciadores del ánimo, ya que en el momento en que se generan se dejan libre endorfinas, que son los opiáceos naturales del cuerpo y con todas y cada una esas propiedades.